Las Voces Desde Abajo

11187800_10206089905903135_7381899355046957497_oLa semana del 1-7 de Noviembre tuve la oportunidad de ser parte de un evento llamado Sinergia Guatemala 2015. CMT Guatemala puso la mesa para que personas de distintas partes del mundo se unieran, vieran, y celebraran lo que Dios está haciendo en Guatemala. Invitamos a personas de distintos sectores de la sociedad Guatemalteca para que fueran los facilitadores y maestros de gente que está aprendiendo a amar su ciudad de la misma forma en la que muchos amamos a la ciudad de Guatemala.

Participamos en muchas actividades que nos llevaron a ver nuestra ciudad desde otras perspectivas. Tratamos de caminar en los zapatos de los líderes que hemos servido por ya más de 10 años, lo cual nos llevó una vez más a lugares de mucho dolor e incertidumbre. En esta ocasión, fuimos llevados en un viaje hacia el dolor de una comunidad muy lastimada. Como muchos saben, el 1 de Octubre sufrimos una de las más grandes tragedias en la historia de nuestra ciudad, la pérdida de El Cambray II. El Cambray II era una comunidad del área metropolitana de la Ciudad de Guatemala que fue totalmente soterrada por el desprendimiento de una montaña. En esta tragedia murieron cientos de personas incluyendo decenas de niños y niñas.

Como parte de Sinergia, y para aprender a dolernos y darle voz al dolor tuvimos el privilegio de escuchar de Heidi Morán de Lima, la directora y fundadora del Centro de Alcance por mi Barrio en Sta. Catarina Pinula. Mimi, como muchos le llamamos, trabajó con niños y niñas que vivían en la comunidad del Cambray. Mimi se convirtió en la voz y el ícono de esperanza en medio del dolor y la incertidumbre de los padres quienes se dolían por el luto de la pérdida de los niños y niñas que murieron soterradas. Mimi también se convirtió en la voz de las víctimas de esta tragedia para quienes atendimos la conferencia.

El último día de la conferencia Mimi se paró frente a casi 200 personas y nos llevó a todos en un viaje para explorar su dolor. Cada uno de nosotros entramos en el dolor de El Cambray a través del dolor de Mimi al escuchar historias de su experiencia al ir a reconocer los cuerpos sin vida de las familias de quienes fueron sus alumnos. Sin embargo, lo más poderoso no fue únicamente escuchar las historias de Mimi, fue participar en una liturgia de comisión en la que Mimi fue una de las personas que nos ungieron y enviaron de regreso a nuestros lugares de trabajo para seguir amando a nuestra ciudad. Son personas como Mimi quienes nos recuerdan la importancia de escuchar las voces desde abajo, en este caso las voces de niños y niñas que nunca verán la luz del día otra vez, voces que quedaron soterradas con sus sueños e ilusiones. Mimi se convirtió en una vos desde abajo que nos ayudó a escuchar a Dios a través del dolor. Por esta razón, tenemos un compromiso aún mayor para seguir sirviendo a líderes como Mimi.


No Replies to "Las Voces Desde Abajo"


    Got something to say?

    Some html is OK