Colegio Kairos

5kr

Misión

Educar integralmente a los niños y adolescentes basados en  el amor y los principios bíblicos y pedagógicos, e influir en cada familia para ser parte de la transformación de nuestra sociedad.

Visión

Ser una institución educativa cristiana de excelencia que forma hombres y mujeres que aman y sirven a su prójimo.

Valores0

Amor:  Servicio a nuestra comunidad, buen trato y sensibilidad a las necesidades  de todos. Este valor lo implementamos recordando cada día que vivimos para bendecir al prójimo. Apoyarnos unos a otros en  nuestras necesidades.
Respeto:  Valoramos por igual a todas las personas. Cada uno es importante y especial para Dios. Este valor lo implementamos promoviendo el respeto: Llamando a cada uno por su nombre, evitando burlas y pleitos.
Temor a Dios: Creemos y enseñamos verdades absolutas, universales y eternas, regidas por Dios en su Palabra. Este valor lo implementamos con enseñanza de: Biblia, toda ciencia, arte, valores y discipulado basados en la cosmovisión bíblica.
 
Solidaridad: Nos involucramos para suplir las necesidades del prójimo. Este valor lo implementamos en proyectos de ayuda al prójimo. Promover una cultura de apoyo mutuo.

 –

Integridad: Trabajamos esforzándonos por vivir de acuerdo al diseño que Dios tiene para nosotros. Este valor lo implementamos en enseñar diariamente que somos hechos a imagen y semejanza de Dios y por lo tanto debemos vivir de acuerdo a ese diseño.
 
Entusiasmo: Disfrutar y  realizar con alegría nuestro trabajo. Como para el Señor. Este valor lo implementamos enseñando que  el  servicio a los demás debe llenar nuestro corazón de gozo y agradecimiento.

Santa Catarina Pínula, es un municipio del departamento de Guatemala, a una distancia de la ciudad capital de 8 km. La aldea El Pueblito, donde se encuentra ubicado nuestro colegio, es parte de este municipio. La mayoría de  los habitantes de nuestra comunidad se clasifican económicamente entre una población de clase media a baja. Sus ingresos los obtiene en oficios poco profesionales, oficinas, tiendas, almacenes, albañilería, oficios domésticos y la llamada economía informal.

Nuestro amado colegio nace en el corazón de Dios. Fue el Padre celestial quien plantó en nuestras mentes y corazones abrir un establecimiento educativo. No podíamos permanecer inerte e indiferente ante la necesidad de los niños y jóvenes de mi comunidad. Cada día ardía nuestro corazón de compasión y amor por todos esos niños y jóvenes que se veía en la calle llenos de esperanzas, pero, con futuros inciertos. De allí nuestro llamado a iniciar un colegio en el cual se brinde educación Cristiana a un costo accesible, con el trato adecuado y dentro de nuestra comunidad.

Por la pura gracia y misericordia de Dios, en agosto de 1,999 se iniciaron las gestiones legales para la apertura de colegio. Contando con el apoyo de familiares y amigos.  Los requisitos legales se realizaron en un promedio de tres semanas, en las cuales se ingresó el expediente requerido por el ministerio de Educación. En el mes de noviembre fue autorizado el colegio, pero desde septiembre estábamos haciendo publicidad y pre inscribiendo a los nuevos alumnos.  Después de las gestiones, el gran reto era, ¿dónde funcionaría el colegio? y ¿cómo obtener el mobiliario y equipo necesario? Teníamos la oferta de una casa, pero el costo era muy alto, nuestra oración era por una casa cercana y que a nuestro parecer reunía las condiciones necesarias para nuestro propósito, pero el problema era que esa casa estaba ocupada y había un contrato previo por el cual no podían los dueños retirar a las personas que la habitaban.  El día 1 de enero de 2,000 una llamada de la dueña de la casa informándonos que la casa estaba desocupada y que podíamos utilizarla.

Durante los próximos días, nos comunicamos con unos hermanos que habían cerrado un colegio y ellos nos vendieron una buena parte del mobiliario con facilidades de pago.  Todo esto permitió que se iniciara las clases a mediados de enero de 2,000, con  83 estudiantes de preprimaria y primaria, 7 maestros  y la bendición de Dios.  Cada año se ha incrementado la población estudiantil y la cantidad de maestros.  En 2,008 se ampliaron los servicios educativos al nivel básico que funciona en la jornada vespertina, lo que permite que atendamos a nuestros alumnos durante tres años más.

Las plazas de la ciudad se llenarán 
de niños y niñas, que jugarán en ellas.  Zacarías 8:5

 

“Es mejor construir un niño, que intentar reparar un adulto”  Paulo Freire